La RAE define el acto de comunicar como “hacer a una persona partícipe de lo que se tiene”. Y partícipe se puede hacer a cualquiera, ya sea a un señor que pasea por la calle o a tu compañero que se sienta en el departamento del piso de arriba. Se puede comunicar cualquier cosa y en Freebox sabemos cómo hacerlo.

Por eso igual que trabajamos con muchas marcas para contar sus bondades al mundo exterior, ayudamos a otras a aportar dentro de sus dominios. Y esto es precisamente lo que hacemos con Ralph Lauren, la marca de moda americana cuyo sello está presente a lo largo y ancho del mundo. A ellos no les hace falta presentación, todo el mundo es capaz de reconocer a ese famoso jugador de polo montado sobre un caballo que está estampado en camisas, pantalones, gorras, corbatas, jerseys, chaquetas y hasta en velas aromáticas. Se trata, en definitiva, de una marca familiar. Un concepto que tanto en Freebox como en Ralph Lauren tenemos muy arraigado. Nosotros porque somos una modesta redacción donde compartimos muchas vivencias y horas -más que en nuestras propias casas-, y ellos porque son muchos… pero ambos apostamos y nos sentimos como una gran familia.

Y es aquí donde entra en juego nuestro trabajo. Lo que hacemos es acompañar al equipo de Ralph Lauren Iberia (España y Portugal) en la producción de eventos internos enfocados a la formación, a hacer equipo, a involucrar a los empleados… en definitiva, contribuimos a hacer una marca en la que sus trabajadores se sientan parte fundamental de su éxito -aquí también compartimos filosofía con ellos-. Para ello trabajamos codo con codo con los departamentos de Marketing y Comunicación y Recursos Humanos y nos encargamos de toda la producción audiovisual -enfocada en este caso a comunicación interna-, uno de nuestros fuertes y una de las partes de nuestro trabajo de la que más orgullosos nos sentimos.

Nuestra colaboración también traspasa fronteras, porque además de todo lo que hacemos para nosotros y nuestro país vecino, también participamos en el desarrollo de proyectos que Ralph Lauren Iberia lleva luego a sus encuentros internacionales y que han ayudado a ganar competiciones y proyectos globales. Vamos que de la mano de Ralph Lauren hasta estamos conociendo mundo.

Desde que trabajamos con ellos, nos lo hemos pasado realmente bien porque nos hemos hecho expertos en desfiles de moda -ya nos movemos en ellos como pez en el agua-, hemos compartido viajes, hemos participado en más de una “locura” que ha resultado todo un éxito, y sobre todo, hemos conocido a un equipo muy humano, que además son profesionales como la copa de un pino. En resumen, que entre nosotros también hemos formado una pequeña gran familia.