DIM. Con la libertad por bandera

DIM es una marca irreverente -en el buen sentido de la palabra-, libre y que no cree en los estándares establecidos. Nosotros tampoco, solo hay que fijarse en una parte de nuestro nombre para darse cuenta de ello. Por eso, cuando surgió la oportunidad de trabajar mano a mano con su equipo no nos lo pensamos dos veces.

Desde el inicio teníamos una misión muy clara: ayudarles a potenciar la comunicación de la marca en España bajo dos conceptos muy arraigados para ellos: LIBERTAD y ESPÍTIRU PARISINO. Ojo que no era tarea fácil porque aunque la marca no era desconocida en nuestro país, los consumidores tenían un concepto muy diferente al que existe en el país vecino.

En todo este tiempo nuestro trabajo siempre ha estado ligado a lo digital, y para ser más exactos a las redes sociales. Siempre nos hemos centrado en Facebook e Instagram, y ha sido ahí donde hemos echado nuestra imaginación a volar para hacer cosas de las que nos sentimos muy orgullosos, y no solo porque a la marca y a sus seguidores les haya gustado, sino porque nos hemos divertido, y mucho, haciéndolas.

Llevamos ya mucho tiempo plasmando ideas en un folio en blanco -a veces literalmente es en un folio propiamente dicho- y transformándolas después en creatividades, cápsulas de videos o sesiones de fotos con influencers u otras que no lo son tanto, pero que son fieles a la marca. Gracias a estos trabajos hemos conocido a mucha gente, y como no, hemos aprendido de todos ellos. Porque eso es otra cosa que nos encanta, enriquecernos con las aportaciones que puedan hacernos los demás.

En el caso concreto de DIM lo más importante es contar a las mujeres que existe un producto para cada una de ellas, vamos que no hace falta tener una talla 60-90-60 para sentirse atractiva. Una idea que va muy con nosotros, porque en Freebox nos gustan las cosas reales, sin florituras y la diversidad de formas de ser, de actuar y de vivir.

Podríamos pasarnos un buen rato enumerando todos los trabajos que hemos hecho -hasta ahora- con la marca francesa. Aunque si hay uno con el que nos gusta especialmente sacar pecho ese es el de ‘La Revolución DIM’. ¿El reto que nos pusieron encima de la mesa? Actualizar los valores de la Revolución Francesa (Libertad, Igualdad y Fraternidad) adaptándolos a la mujer actual. Daba vértigo la verdad, pero nos pusimos manos a la obra y el resultado ha sido espectacular, y no lo decimos nosotros, sino la enorme repercusión que a nivel comunicativo ha tenido para la marca.

Hemos contado con una ayudante de lujo, eso sí. Porque tener a Mar Saura como embajadora no es tarea fácil, pero ya veis que a Freebox no se le pone nada por delante.